cómo planificar un viaje

Cómo planificar un viaje (y no morir en el intento)

¿Alguna vez te has preguntado: Cómo planificar un viaje?

Imagina esto. Estás sentado frente a la computadora pensando en el bonito viaje que vas a hacer dentro de unos meses. Entonces empiezas a idear tus posibles rutas, a decidir qué lugares quieres visitar, a investigar sitios de interés, datos históricos, idioma, cultura, moneda, transporte, seguridad… repentinamente te das cuenta de que estás tan sobrecargado de información que ya no sabes ni a quién pedir auxilio.

¿Suena familiar?

De acuerdo a un estudio realizado recientemente (del cual me enteré por medio de Nomadic Matt) la persona promedio mirará más de 20 sitios web y pasará más de 40 horas investigando antes de hacer siquiera su primera reservación. Considerando estos números, podemos darnos cuenta de que planear viajes es una verdadera tarea titánica. Vivimos en una época de información y la cantidad de ésta que hay disponible en Internet es exorbitante, de modo que resulta demasiado difícil depurar todas las entradas de blog, artículos, listas, guías y demás que nos encontramos en relación a nuestro destino. Debido a que los viajes suelen ser una experiencia única y que se espera y planea por meses, normalmente queremos que las cosas salgan perfectas. Queremos verlo todo y probarlo todo y conocer todo y que además nos salga lo más barato posible. Así que, ¿cómo planificar un viaje y no morir en el intento?

  • Relájate
    Si es la primera vez que viajas, quizá pienses que necesitas tenerlo todo organizado hasta el más mínimo detalle, pero esto no es así necesariamente. ¿Alguna vez has escuchado esa frase que dice “lo no planeado sale mejor”? En los viajes esto suele ser muy cierto, ya que a mitad de tu paseo por una ciudad pueden surgir mil elementos aleatorios que no pudiste haber previsto, como una nueva amistad, descubrir un lugar que no tenías contemplado, o quedarte más de la cuenta en algún sitio porque te gustó demasiado. Hay que saber que aunque las cosas no salgan exactamente como las planeamos, esto no significa que salgan mal. Por el contrario, si durante tu viaje te dejas llevar un poco, es muy probable que termines viviendo experiencias increíbles que te marcarán para siempre. Así que no te preocupes por tenerlo todo previsto y estructurado. Basta con tener una idea general de la ciudad y de los lugares que quieres visitar.

  • Usa herramientas de confianza
    Para buscar vuelos puedes usar Skyscanner o Momondo, que te permitirán monitorear los vuelos a tu destino y encontrar el más económico. Asimismo, en HostelWorld podrás encontrar las mejores opciones de hostales alrededor del mundo junto con reseñas que te permitirán elegir el que más se adapte a ti. Tripadvisor es un buen sitio para que resuelvas tus dudas sobre tu lugar de destino y RyanAir, Eurail y Flixbus son buenas opciones de transporte dentro de Europa que te permitirán gastar lo menos posible mientras te mueves de una ciudad a otra. Cuando busques información sobre tus viajes vas a encontrar muchísimos sitios y opciones, pero lo importante es que selecciones aquellas con las que te sientes cómodo y que empieces a usarlas de referencia para todos tus viajes futuros. Las que te he recomendado aquí son páginas y compañías que yo misma he usado y que me parecen excelentes.

  • Para gastar menos, considera todos los factores
    Si estás dudando entre elegir una opción u otra en relación a un servicio, toma en cuenta que no siempre la opción más barata es la más conveniente. Te pongo un ejemplo sencillo: Cuando viajé por primera vez a Francia, el vuelo que salía desde mi ciudad costaba alrededor de 1,000 dólares, y el de un aeropuerto cercano costaba unos 100 dólares menos, así que compré el del aeropuerto cercano. Sin embargo, al final resultó que el costo de ir y regresar desde ese aeropuerto cercano se aproximaba a los 100 dólares, de modo que pude haber salido cómodamente de mi ciudad y haber gastado prácticamente lo mismo. Lo más barato no siempre es mejor.

Otro ejemplo más complicado: Hace unos días estaba intentando determinar si viajar desde Frankfurt hasta Colonia usando un servicio de autobús que costaba sólo 5 euros y me dejaba en el aeropuerto, o usando uno de 9 que me dejaba en una ciudad cercana. En ambos casos el boleto para llegar al centro de la ciudad era de precio similar, sin embargo, con la compañía de los 9 euros tenía un descuento especial por ser mi cumpleaños, con lo que el boleto me costaría sólo 6 euros, aunque aun así la opción de 5 parecía seguir siendo más barata. Sin embargo, el camión de los 5 euros salía muy temprano, mientras que el de 6 salía un poco más tarde. Con el de 5 no iba a poder aprovechar el desayuno gratuito de mi hostal, o sea que tendría que gastar más dinero para comprar mi desayuno. Eso hizo que la opción de 6 euros resultara mucho más atractiva. ¿Ves cómo lo más barato no siempre es mejor?

Puede parecer tedioso tomar en cuenta todos estos factores, pero cuando los aplicas puedes terminar generándote ahorros que luego te permitirán gastar más en otras cosas como comidas en buenos restaurantes o entradas a atracciones. Cada dólar/euro/etcétera cuenta. Sin embargo, tampoco permitas que la búsqueda del precio más barato te atosigue: a veces está bien gastar un poco más por comodidad, y gastos imprevistos habrán siempre. Recuerda que tu viaje se trata de disfrutar y no de estresarte.

  • Para decidir qué ver, usa blogs
    Ya sean blogs de otros viajeros o las siempre útiles listas hechas por las secretarías de turismo de cada ciudad (que suelen contar con información más detallada y actualizada), elige dos o máximo tres blogs diferentes para usar como referencia, compara la información dada en ellos, y elige de ahí lo que a ti te gusta. No tienes que sobrecargar tu cerebro revisando decenas de páginas, dos o tres normalmente podrán darte toda la información que necesites. Coteja la información que encuentres con las reseñas de TripAdvisor para tener una mejor idea del lugar al que quieres ir, y usa Google Maps para ubicar en dónde se encuentran los sitios que quieres visitar, así como su proximidad unos con otros. Esto te permitirá tener una idea de en qué áreas necesitas moverte (y ayuda a elegir un hostal bien ubicado).

En lo personal me gustan mucho las guías de Nomadic Matt (en inglés) y también he disfrutado las listas de Imanes de Viaje. Además, para buscar lugares únicos que ver alrededor del mundo, Atlas Obscura (también en inglés) es una fuente imperdible.

  • Ten siempre la mente abierta
    Seguramente habrán inconvenientes en tu viaje. Quizá te pase que le compres un recuerdo a tu mamá por tres euros y luego descubras que todos los demás lugares lo venden a uno (como me pasó a mí). Quizá te multen con 60 euros en Praga por haber comprado el boleto de transporte público equivocado (como me pasó también), o quizá vayas a Bruselas y no veas en famoso átomo, o vayas a Ámsterdam y no te tomes la famosa foto con el “I Amsterdam” que todos tus amigos tienen (sí, sigo hablando de mí). No importa, contratiempos siempre habrá, siempre habrá algo que no podrás ver, pero eso no tiene importancia, lo que importa es que disfrutes de cada momento del viaje y continúes con una sonrisa a pesar de las cosas malas. Recuerda que no hay ningún lugar “obligado”. Si quieres ir a París y no te apetece ver la Torre Eiffel, eso no va a significar que no hayas conocido y disfrutado la ciudad
    .Tampoco hay que ser aferrados, si tu hostal no fue lo mejor del mundo, al menos agradece que te permitió estar ahí mientras recorrías la ciudad y que te irás pronto. Durante nuestros viajes tenemos que tener la mente abierta y aceptar todo como venga, porque si permites que algo te amargue el viaje, podrías estar arruinándote una de las mejores experiencias de tu vida.

Espero que esta entrada te haya ayudado a relajarte y a dejar de sentir pánico por tu próximo viaje. Recuerda que con un poco de paciencia, todos podemos aprender como planificar un viaje. Así que, ¡abre el mapa y a viajar!

No Comments

Post A Comment